Ir al contenido principal
compARTE*
Mil novecientos diecisiete
(o 1917)


(Patricio Manns)


A bordo del pasado yo atravesé la tierra,
los mares solitarios, la vastedad salvaje,
un crepúsculo en llamas, los glaciares perfectos,
la dentellada pura del vendaval marítimo,
hasta San Petersburgo, para encontrar a Lenin.


Aquí caminó alzando su expresivo vocablo,
rehizo muchas veces sus múltiples destierros,
palpó el severo musgo de las cadenas muertas
y construyó en su mesa las luces aurorales,
los fértiles racimos de octubre, fértilmente.

El orgulloso visionario,
el gran demiurgo del corazón soviético,
el hondo capitán llamado
a restaurar el orden de la vida,
paciente como una semilla
se propagó sobre el tiempo y la memoria,
se hizo alfabeto orgánico y rebelde,
acrisoló los hornos del deber.

Con él se despertó su pueblo
llenando de altos martillos la mañana.
El trueno rojo de los cantos
se alzó radiante entre ráfagas de nieve.
Y un mar de mástiles ardiendo
hizo estandarte el fuego que rugía,
hizo constante el peso de la aurora,
estableció las leyes del futuro.

Pueblo es la tierra, pueblo la semilla,
pueblo el agua, la siembra,
el viento y el molino;
pueblo es la letra, pueblo la ventana,
la cosecha, la espuela,
el canto y la palabra,
y suyos son los combates,
suyos los deberes
y el derecho incesante de alumbrar la tierra
con el incendio de sus cárceles. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Así hablaba Zaratustra**

CONOCES YA, hermano mío, la palabra DESPRECIO?
Y ese tormento de la justicia que consiste en ser justo con quienes te desprecian?
TU fuerzas a muchos a que muden la opinión que tienen de tí y eso te lo hacen pagar caro. Te acercaste a ellos y, sin embargo, pasaste de largo; eso NO te lo perdonarán nunca.
Te elevas por encima de ellos, pero a medida que asciendes, el ojo de la envidia te va viendo mas pequeño y en el que vuela se ceba el odio mas enconado. "Cómo vosotros vais a ser justos conmigo? -Has de decir-; elijo vuestra injusticia porque esa es la suerte que me corresponde." Al solitario le arrojan injusticia y suciedad; pero, hermano mío, si quieres ser una estrella, no por eso los vas a iluminar menos. ¡Ah! y guárdate de los buenos y justos, que siempre están dispuestos a crucificar a quien se inventa su propia virtud y que odian al solitario. Guárdate igualmente de la santa simplicidad. Para ella sólo es santo lo simple y le gusta jugar con fuego: con el fuego de las h…

Sr. Presidente......(B. Vian)

El Desertor..........(Boris Vian
Señor Presidente

Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo

Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde

Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes

No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos

Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos

Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer

Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes

No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir

Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol

Señ…

de BAKUNIN.......

EL MOMENTO DE LA REVOLUCIÓN
“Pero la miseria y la desesperación no bastan aún para suscitar la revolución social. Son capaces de promover [rebeliones individuales], motines locales, pero no bastan para levantar masas enteras. Para llegar a eso, es indispensable poseer un ideal común a todo el pueblo; desarrollado históricamente desde las profundidades del instinto del pueblo; educado, ampliado y esclarecido
por una serie de fenómenos significativos y de experiencias severas y amargas, es necesario tener una idea general de su derecho y una fe profunda, apasionada, religiosa si se quiere, en ese derecho. Cuando tal ideal y tal fe se encuentran con la miseria que los lleva a la desesperación, entonces la revolución
social es inevitable, está próxima y
ninguna fuerza podrá resistirla”