Ir al contenido principal
*Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas
A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños, curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva;
el día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
Jesus Lizano
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
dentro de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas;
vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas

Jesús Lizano (Barcelona 1931)



Comentarios

  1. Maravilloso Lizano...también me gustan las personas curvas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Así hablaba Zaratustra**

CONOCES YA, hermano mío, la palabra DESPRECIO?
Y ese tormento de la justicia que consiste en ser justo con quienes te desprecian?
TU fuerzas a muchos a que muden la opinión que tienen de tí y eso te lo hacen pagar caro. Te acercaste a ellos y, sin embargo, pasaste de largo; eso NO te lo perdonarán nunca.
Te elevas por encima de ellos, pero a medida que asciendes, el ojo de la envidia te va viendo mas pequeño y en el que vuela se ceba el odio mas enconado. "Cómo vosotros vais a ser justos conmigo? -Has de decir-; elijo vuestra injusticia porque esa es la suerte que me corresponde." Al solitario le arrojan injusticia y suciedad; pero, hermano mío, si quieres ser una estrella, no por eso los vas a iluminar menos. ¡Ah! y guárdate de los buenos y justos, que siempre están dispuestos a crucificar a quien se inventa su propia virtud y que odian al solitario. Guárdate igualmente de la santa simplicidad. Para ella sólo es santo lo simple y le gusta jugar con fuego: con el fuego de las h…

Sr. Presidente......(B. Vian)

El Desertor..........(Boris Vian
Señor Presidente

Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo

Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde

Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes

No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos

Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos

Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer

Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes

No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir

Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol

Señ…

de BAKUNIN.......

EL MOMENTO DE LA REVOLUCIÓN
“Pero la miseria y la desesperación no bastan aún para suscitar la revolución social. Son capaces de promover [rebeliones individuales], motines locales, pero no bastan para levantar masas enteras. Para llegar a eso, es indispensable poseer un ideal común a todo el pueblo; desarrollado históricamente desde las profundidades del instinto del pueblo; educado, ampliado y esclarecido
por una serie de fenómenos significativos y de experiencias severas y amargas, es necesario tener una idea general de su derecho y una fe profunda, apasionada, religiosa si se quiere, en ese derecho. Cuando tal ideal y tal fe se encuentran con la miseria que los lleva a la desesperación, entonces la revolución
social es inevitable, está próxima y
ninguna fuerza podrá resistirla”