Ir al contenido principal

Así hablaba Zaratustra**

CONOCES YA, hermano mío, la palabra DESPRECIO?
Y ese tormento de la justicia que consiste en ser justo con quienes te desprecian?
TU fuerzas a muchos a que muden la opinión que tienen de tí y eso te lo hacen pagar caro. Te acercaste a ellos y, sin embargo, pasaste de largo; eso NO te lo perdonarán nunca.
Te elevas por encima de ellos, pero a medida que asciendes, el ojo de la envidia te va viendo mas pequeño y en el que vuela se ceba el odio mas enconado. "Cómo vosotros vais a ser justos conmigo? -Has de decir-; elijo vuestra injusticia porque esa es la suerte que me corresponde." Al solitario le arrojan injusticia y suciedad; pero, hermano mío, si quieres ser una estrella, no por eso los vas a iluminar menos. ¡Ah! y guárdate de los buenos y justos, que siempre están dispuestos a crucificar a quien se inventa su propia virtud y que odian al solitario. Guárdate igualmente de la santa simplicidad. Para ella sólo es santo lo simple y le gusta jugar con fuego: con el fuego de las hogueras donde se quema a seres humanos. Guárdate, en fin, de tus arrebatos amorosos. El solitario está demasiado dispuesto a echar una mano a todo el que se encuentra a su paso. Hay gentes a la que no debes tender una mano, sino zarpa, y mejor aún si esa zarpa está provista de unas garras afiladas.
Con todo, el peor enemigo con quien te puedes topar eres tú mismo; tú mismo te estás acechando en cuevas y bosques. Solitario que recorres el camino hacia ti mismo, repara que ese camino pasa por ti mismo y por tus siete demonios. Te verás a ti mismo como un hereje, una bruja, un hechicero, un loco, un escéptico, un impío y un malvado. Has de desear consumirte en tu propia llama pues, ¿como te vas a renovar, si antes no quedas reducido a cenizas? Solitario que recorres el camino de todo hombre creador, te quieres crear un dios con tus siete demonios. Solitario que recorres el camino del que ama, te amas a ti mismo y por eso te desprecias como sólo desprecian los que aman. El que ama quiere crear porque desprecia. ¿Que sabe del amor quien no ha tenido que despreciar precisamente lo que amaba?
Retírate a tu soledad, hermano, llevándote contigo tu amar y tu crear; sólo mucho después irá detrás de ti la justicia renqueante. Retírate a tu soledad, hermano, y llévate tus lágrimas; que yo amo a quien quiere crear por encima de sí y perece por ello.

..............Así habló Zaratustra....................

Comentarios

  1. ¡¡ Excelente!!

    Muchos abrazos compañero, ya echaba de menos tu sabiduría al escoger textos y tus ilustraciones.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga Inma, estaba releyendo a Fiedrich y me pareció esta una de sus mejores reflexiones...un abrazo compañera, ahí seguimos, ya sabes lo de la "mala hierba...;-

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, es de las mejores, es brutal!! De mala hierba nada, eres de las buenas..no hay dudas..

    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SE LLAMA POESIA A TODO AQUELLO QUE CIERRA LA PUERTA A LOS IMBECILES

(fragmento)
La poesía tiene una puerta herméticamente cerrada para los imbéciles, abierta de par en par
para los inocentes. No es una puerta cerrada con llave o cerrojo
pero su estructura es tal que, por mas esfuerzos que hagan los imbéciles, NO pueden abrirla,
mientras cede a la sola presencia de los inocentes
Nada hay mas opuesto a la imbecilidad que la inocencia
La caracteristica del imbécil es su aspiración sistemática a cierto orden de poder
el inocente en cambio, se niega a ejercer el poder porque los tiene todos.
por supuesto es el pueblo el poseedor potencial de la suprema actitud poética: la Inocencia
Y en el pueblo, aquellos que sienten la coerción del poder como un dolor
El inocente, consciente o no, se mueve en un mundo de valores ( el amor en primer termino), el imbécil se mueve en un mundo en el cual el único valor está dado por el ejercicio del poder. Los imbéciles buscan el poder en cualquier forma de autoridad:
El dinero en primer término, y toda la estructura del esta…

de BAKUNIN.......

EL MOMENTO DE LA REVOLUCIÓN
“Pero la miseria y la desesperación no bastan aún para suscitar la revolución social. Son capaces de promover [rebeliones individuales], motines locales, pero no bastan para levantar masas enteras. Para llegar a eso, es indispensable poseer un ideal común a todo el pueblo; desarrollado históricamente desde las profundidades del instinto del pueblo; educado, ampliado y esclarecido
por una serie de fenómenos significativos y de experiencias severas y amargas, es necesario tener una idea general de su derecho y una fe profunda, apasionada, religiosa si se quiere, en ese derecho. Cuando tal ideal y tal fe se encuentran con la miseria que los lleva a la desesperación, entonces la revolución
social es inevitable, está próxima y
ninguna fuerza podrá resistirla”