Ir al contenido principal

Sr. Presidente......(B. Vian)


El Desertor..........(Boris Vian

Señor Presidente

Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo

Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde

Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes

No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos

Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos

Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer

Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes

No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir

Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol

Señor Presidente

Si me hace perseguir
Prevenga a los soldados
Que yo no iré armado
Y podrán tirar sobre mí.

Texto de Boris Vian.........+ Cuadro de Manu T.
Rompe los hilos"

Comentarios

  1. Lucido e insumiso nuestro querido Boris.
    Que nos persigan , no huimos. !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Así hablaba Zaratustra**

CONOCES YA, hermano mío, la palabra DESPRECIO?
Y ese tormento de la justicia que consiste en ser justo con quienes te desprecian?
TU fuerzas a muchos a que muden la opinión que tienen de tí y eso te lo hacen pagar caro. Te acercaste a ellos y, sin embargo, pasaste de largo; eso NO te lo perdonarán nunca.
Te elevas por encima de ellos, pero a medida que asciendes, el ojo de la envidia te va viendo mas pequeño y en el que vuela se ceba el odio mas enconado. "Cómo vosotros vais a ser justos conmigo? -Has de decir-; elijo vuestra injusticia porque esa es la suerte que me corresponde." Al solitario le arrojan injusticia y suciedad; pero, hermano mío, si quieres ser una estrella, no por eso los vas a iluminar menos. ¡Ah! y guárdate de los buenos y justos, que siempre están dispuestos a crucificar a quien se inventa su propia virtud y que odian al solitario. Guárdate igualmente de la santa simplicidad. Para ella sólo es santo lo simple y le gusta jugar con fuego: con el fuego de las h…

SE LLAMA POESIA A TODO AQUELLO QUE CIERRA LA PUERTA A LOS IMBECILES

(fragmento)
La poesía tiene una puerta herméticamente cerrada para los imbéciles, abierta de par en par
para los inocentes. No es una puerta cerrada con llave o cerrojo
pero su estructura es tal que, por mas esfuerzos que hagan los imbéciles, NO pueden abrirla,
mientras cede a la sola presencia de los inocentes
Nada hay mas opuesto a la imbecilidad que la inocencia
La caracteristica del imbécil es su aspiración sistemática a cierto orden de poder
el inocente en cambio, se niega a ejercer el poder porque los tiene todos.
por supuesto es el pueblo el poseedor potencial de la suprema actitud poética: la Inocencia
Y en el pueblo, aquellos que sienten la coerción del poder como un dolor
El inocente, consciente o no, se mueve en un mundo de valores ( el amor en primer termino), el imbécil se mueve en un mundo en el cual el único valor está dado por el ejercicio del poder. Los imbéciles buscan el poder en cualquier forma de autoridad:
El dinero en primer término, y toda la estructura del esta…

de BAKUNIN.......

EL MOMENTO DE LA REVOLUCIÓN
“Pero la miseria y la desesperación no bastan aún para suscitar la revolución social. Son capaces de promover [rebeliones individuales], motines locales, pero no bastan para levantar masas enteras. Para llegar a eso, es indispensable poseer un ideal común a todo el pueblo; desarrollado históricamente desde las profundidades del instinto del pueblo; educado, ampliado y esclarecido
por una serie de fenómenos significativos y de experiencias severas y amargas, es necesario tener una idea general de su derecho y una fe profunda, apasionada, religiosa si se quiere, en ese derecho. Cuando tal ideal y tal fe se encuentran con la miseria que los lleva a la desesperación, entonces la revolución
social es inevitable, está próxima y
ninguna fuerza podrá resistirla”